Mireia y Mike me contactaron porque querían una red velvet para su boda en el Asador de Artnanda en Barcelona. Querían tener el punto romántico para una boda muy castiza. Tras reunirnos y hablar, valoramos las opciones y vimos cómo podríamos hacer una pequeña mesa de postres sin que el presupuesto se disparara mucho. Y esto es lo que acordamos:

  • Haríamos dos tartas, en lugar de una, y así conseguíamos la sensación de tener más elementos en la mesa.
  • Pondríamos fruta. Es barata y un relleno perfecto.
  • Completaríamos con unidades simbólicas de tarros de carrot cake y mini cheescakes de fresa.

De esta manera, le dábamos más presencia y más protagonismo a la mesa de dulces.

 

 

 

Durante los meses siguientes desde que nos vimos hasta que llegó el día, Mireia me contactó en varias ocasiones y fuimos ajustando el pedido. La suya era una boda muy handmade, sin wedding planner. Unas semanas antes de la boda me contactó ya que de repente se dio cuenta que no tenía tiempo para encargarse de la decoración floral y decidimos hacerlo juntas. Ella decoró millones de tarros de distintos tamaños y formas, y encargó flores que llevaron al restaurante y yo misma me encargué de hacer los centros de mesa y la decoración de las flores para la mesa dulce. Mismas flores que usamos para decorar las tartas. Quedó super bonito.

 

 

 

 

También con la ayuda de Sylvia’s Box hicimos galletas personalizadas para todos los invitados, en el mismo tono rosa de las flores y de la cartelería de la boda, obra de la misma novia. Pusimos una galleta en cada plato junto con la tarjetita de agradecimiento, y las que sobraron las dispusimos repartidas en la mesa dulce. El mismo diseño, lo usamos en las tapas de los tarros, y todo tenía mucha armonía.

 

 

 

Este es un ejemplo de como una mesa dulce puede quedar muy bien sin costar muchísimo dinero ni sin tener un montón de elementos.

Todo es cuestión de saber colocar los elementos sobre la mesa de manera armoniosa y equilibrada.

Desde aquí agradecer a todo el personal de El Asador de Aranda por el increíble trato recibido. Es un gusto encontrarse con profesionales con esta amabilidad y generosidad. Muchas gracias a todos y muchas felicidades M&M!