Cuando una novia quiere algo muy pink y romántico, viene Betsaida de The Experialist y le da la vuelta, creando un concepto de boda distinta, moderna y  bonita, muy bonita.

En el moodboard que preparó para la boda, definió muy bien el estilo y la paleta de colores para la boda. De esa manera todos los proveedores pudimos trabajar, cada uno por su lado pero en perfecta armonía.

Empezamos por definir el pastel. A la novia le encantó un diseño de la bakery de Moscú Kalabasa.  Cuando hay un diseño muy concreto de un pastelero de fuera de nuestro país que los novios quieren que copie, no me importa hacerlo, siempre y cuando me sienta confortable con ello, lo sepa hacer, sea algo que me pueda representar y sepa que va a quedar bien con el resto del conjunto. Y este diseño era perfecto.

El resto de elementos de la mesa los pensé de manera que quedaran bien con el pastel y con los gustos de los novios. Por eso los éclairs tenían ese acabado de brochazo al igual que la tarta, y los macarons estaban pintados con bronce.

 

 

 

La mesa quedó muy bonita porque todos los elementos combinaban a la perfección, porque el sitio done iba colocada era maravillosa y las plantas de fondo la completaban. Todos los elementos decorativos y de menaje, estaban muy pensados. Lo que no tenía yo, se alquiló y así conseguimos exactamente lo que buscábamos: una mesa dulce que dejara huella.

 

 

 

 

 

Organización y Planificación de la boda: The Experialist

Diseño, repostería y montaje de la mesa dulce: Sweetmama

Flores: Flowercap

Rentals: Alquiler de Hostelería

Diseño Gráfico: Super Caligráfica

Lugar: Masia Victoria

Macarons: François Macaron